UN AMOR INOLVIDABLE POR REDES SOCIALES

2.3k

Hay amores que deben ser guardados para quedarse solo en el plano de lo imaginario.

Nos conocimos hace 20 años, por ese tiempo yo tenía 16 y el 20 o 21, fue de esas atracciones que surgen como el fuego… rápido, repentino, abrazador pero así como puede surgir también puede extinguirse.

Así pasó, por aquel tiempo yo salía con alguien; y el estaba en un servicio comunitario por lo que era un imposible, pero cada vez que nuestras miradas se encontraban no hacían falta palabras, la chispa estaba ahí. Tiempo después el se fue y yo me quede, pero nunca nos olvidamos realmente.

Cada quien hizo su vida …

Quizá quieras leer:

PENSAMIENTOS DE AMOR

20 años después un juego en las redes sociales me llevo a encontrarme con alguien con quien me sentí identificada desde un principio, a veces solo esperaba la hora para poder platicar, mensajear y contarnos intimidades.

Así que poco a poco empezamos a aumentar el nivel de confianza; el desconocido sabía mis más oscuros secretos y fantasías y yo conocía las suyas, sus problemas de pareja y sus infidelidades.

Poco a poco el nivel de confianza aumentó y empezamos a intercambiar fotos, siempre cuidando de no revelar nuestra verdadera identidad, tapábamos nuestras caras.

Un día en casa mi esposo se dio cuenta de lo que pasaba y vaya problemón que se me armó, no se quien es!! argumentaba yo y realmente no lo sabía, no conocía en persona a aquel misterioso hombre.

Corte comunicación , mantuve mi distancia, pero al comenzar el aislamiento por la pandemia el empezó a buscarme en mi perfil real de la red social.

Deja de molestarme decía yo, y él decía simplemente quiero saber que estás bien. Yo realmente extrañaba las platicas, el jugar y fantasear con cómo sería estar juntos así que caí y nuevamente empecé a hablar con este desconocido.

Historia de un amor inolvidable por redes sociales 2

Un día le dije que no seguiría hablando hasta que no me digiera quien era en realidad, por que yo sentía que me conocía que sabía realmente de mi rutina, de mi vida.

Cual sería mi sorpresa al saber que ese desconocido de internet era la misma persona que 20 años atrás había estado en mi vida.

Ya se imaginarán lo que fue el saber que era el. Al principio no lo podía creer, hubo reclamos, hubo preguntas de por qué no hiciste esto o aquello, se desbordaron sentimientos, pero era demasiado tarde para un nosotros así que seguimos en la clandestinidad.

Fantaseábamos mucho con un reencuentro, con lo que haríamos, sabíamos que estaba totalmente fuera de posibilidades viviendo tan lejos pero nos gustaba fantasear.

Un día el me envío una foto familiar, realmente al verla yo me sentía feliz por el, había desarrollado esta capacidad de ser feliz por el ser amado aunque él esté con alguien más.

Mantuvimos esto por año y medio aproximadamente, pero un día él y yo platicamos, se sentía diferente, agobiado, confundido. Me pregunto si quería que nos reencontrarnos, que le gustaría llevarme a cenar, luego ir a una habitación con flores y después hacer el amor.

Yo estaba de acuerdo aunque le dije que no quería romanticismo, por que sabía que eso no era para nosotros, yo quería solo la aventura; la pasión y no la cena ni las flores.

Él preguntaba insistentemente – te gusta así o no – y yo decía ya te respondí.

Dos días después mandó un mensaje diciendo que debía irse, que todo lo que había pasado en esa red social era pasado y se quedaba ahí.

Un mes después de esto pienso en que fue lo que realmente pasó, no se me permitió despedirme, el dejo demasiadas explicaciones al aire, yo me quede con tantas dudas sobre la mesa.

Hoy aún se que yo podría haber estado en esa red social y hablando con él por años. Por que más que todo yo le quería pero sabía que no podíamos estar juntos.

Esta es de esas situaciones en las que el tiempo y el destino nos jugaron una mala broma.

Soy feliz por el, por sus logros, la vida que ha construido pero se que no es para mi ni yo para el. Pero si me habría gustado que se me permitiera despedirme, o al menos explicarme qué pasó.

Todos tenemos una cita, una plática pendiente que sabemos que nunca se va a dar. Duele aceptarlo pero esa es la verdad.

Esta Historia de amor es enviada por NAY, una de nuestras queridas lectoras y seguidoras.

Si deseas que publiquemos tu historia no dudes en enviarla dando CLIC AQUÍ.


También te podrían gustar las historias de estas categorías:

¿Te Ha Gustado La Historia?
[Total: 3 Average: 5]

TE RECOMENDAMOS ESTAS HISTORIAS:

Deja un comentario

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para «permitir cookies» y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en «Aceptar» estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar