LOCURAS DE AMOR EN UNA PATRULLA

794

La tristeza y la desilusión fue la chispa que encendió y desató la locura en esta historia.

Yo estaba muy enamorado de una chica que decía amarme pero en repetidas ocasiones solo conseguía lastimarme con sus desplantes hasta ese día.

Una llamada cambió todo, ella tomó la decisión de quedarse con otra persona, tuvo sus razones las cuales no pudo explicarme y con lágrimas en los ojos solo pude gritarle las cosas que tenía atascadas en mi pecho y se despidió con un “lo siento mucho”

Fuí a un bar para ahogar mi tristeza con alcohol y por sorpresa allí encontré a una de sus amigas la cual me invitó a su mesa.

Allí estaba con otra chica y con un chico, por supuesto yo no paraba de hablar y lloriquear por lo sucedido con mi chica, pero su amiga ya parecía cansada de escuchar esta situación y cambiaba de tema.

Yo ya había entrado en tragos y solo quería seguir bebiendo pero ya era hora del cierre del lugar, la amiga de mi chica propuso que compráramos algo de licor y siguiéramos bebiendo en la calle a lo que acepté de inmediato.

Entre trago y trago sus amigos decidieron marcharse y quedamos solo los dos en aquel andén, estábamos envueltos en risas y hasta de coqueteos, escuchando música en mi celular.

De Pronto en un momento en que estábamos a punto de besarnos llegó un sujeto y nos despojo de nuestra pertenencias amenazándonos con un cuchillo, yo estaba pasado de tragos y solo quede pasmado hasta cuando el ladrón tomó un taxi en frente, en ese momento reaccione y grite que nos habían robado.

El taxi paró en la esquina y llegaron unos policías los cuales detuvieron al ladrón. En ese momento nos pidieron que los acompañáramos a la estación para dar testimonio de lo sucedido y poner la denuncia.

Al llegar al lugar nos pidieron que nos quedáramos en la patrulla y los policías bajaron y se metieron a la estación con el ladrón.

En ese momento estábamos solos en la patrulla y aún no me explico cómo en una situación tan tensa solo nos miramos a los ojos y sin pensarlo empezamos a besarnos desenfrenadamente y mis manos no paraba de tocar todo su cuerpo.

Justo cuando tenia mis manos bajo ese corto vestido y sin darnos cuenta un policía abrió la puerta de la patrulla, con sorpresa solo pregunto que estábamos haciendo y solo nos hicimos los desentendidos y preguntamos por el ladrón.

Luego preguntaron si se iba a poner denuncia y decidimos no hacerlo para irnos rápido, queríamos terminar lo iniciado en la patrulla y así lo hicimos.

Luego de esa inolvidable y alocada noche ella y yo nos volvimos inseparables por casi un mes, hasta que al final ella decidió que era mejor alejarse porque sentía remordimiento de estar saliendo con el ex de su mejor amiga, la cual era la chica de la que yo había estado enamorado.


Si deseas que publiquemos tu historia no dudes en enviarla dando CLIC AQUÍ.


También te podrían gustar las historias de estas categorías:

¿Te Ha Gustado La Historia?
[Total: 1 Average: 5]

TE RECOMENDAMOS ESTAS HISTORIAS:

Deja un comentario

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para «permitir cookies» y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en «Aceptar» estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar