DURMIÓ CON EL HIJO DE MI JEFE

199Vistas
¿Te Ha Gustado La Historia?
[Total Votos: 1 Puntuación: 5]

Escucha este interesante relato aquí:

Suscríbete a nuestro canal de YouTube para que escuches más historias:


Sinopsis

Juan se enamora perdidamente de Lucía, la encantadora compañera de trabajo en un almacén de ropa. Su romance florece en una noche de fiesta, pero los rumores sobre la infidelidad de Lucía lo llevan a un enfrentamiento doloroso. Con el corazón destrozado, Juan se enfrenta a la realidad de un amor perdido y a la traición inesperada de quien creía conocer.


Mi nombre es Juan y esta historia comienza cuando entré a trabajar en un almacén de ropa, allí trabajaba la chica que para mí era la chica más hermosa que había visto.

Lucía era una chica de aspecto inocente y de bella sonrisa, tenía unos gestos particularmente tiernos cada vez que hablaba; era de esas chicas que son amigas de todos.

En una ocasión, los compañeros de trabajo organizaron una noche de fiesta; allí irían todos, incluyendo a Lucía. Para mí, era la oportunidad perfecta para acercarme de manera no laboral a Lucía.

Aquella noche transcurrió perfecta, todos bailamos, cantamos y nos divertimos al máximo. Allí Lucía y yo hablamos de muchas cosas interesantes y descubrí que teníamos una conexión especial y única.

Esa noche, en medio de una canción suave y romántica, nos acercamos tanto que sentía su respiración en mi cuello. Fue un momento mágico que culminó en un tierno beso.

Después de esa noche, todo fue como un sueño; cada día sentía que me enamoraba más y más, y al parecer, ella también. Desde entonces, empezamos una relación sin ningún título, simplemente salíamos y la pasábamos bien.

Dos meses después de estar saliendo, le propuse que fuera mi novia en un viaje de fin de semana, cenando en la playa al sonido del mar bajo una hermosa noche estrellada. Después del sí, pasamos una noche maravillosa llena de amor y pasión.

Cuando regresamos a la cotidianidad, empecé a escuchar rumores sobre Lucía. A decir verdad, ya había escuchado algunos antes, pero no quise hacerles caso. Decían cosas como que Lucía era una chica fácil y que salía con diferentes sujetos, pero yo nunca vi nada sospechoso.

Cada día tomaba más fuerza el rumor de que ella salía con el hijo del dueño del almacén donde trabajamos, así que no pude contener más mi disgusto y decidí reclamarle. Cuando la confronté, simplemente lo negó y hasta se enojó conmigo por desconfiar de ella y creer los comentarios de las personas.

Una noche que teníamos planeado salir, dijo que se le había presentado un problema y que no podía y que lo debíamos aplazar, no le puse problema y lo acepté.

Al rato, un compañero de trabajo me llamó para invitarme a tomar unos tragos. Como ya se habían dañado los planes con Lucía, acepté. Llegamos a un bar muy bonito y refinado para mi presupuesto, pero mi compañero insistió y nos quedamos.

Todo estaba planeado, mi compañero se había confabulado con el hijo del jefe para que yo fuera allí y viera lo que en realidad sucedía.


¡Descubre el poder transformador del amor con nuestra selección de libros en oferta!

¡Aprovecha esta oportunidad única!


Allí estaba Lucía, en los brazos de aquel joven. Estoy seguro de que si estuvieran solos estarían más que solo besándose apasionadamente. Quise ir a afrontar la situación, pero mi compañero no me dejó.

Me propuso que esperara y los siguiera, para ver hasta dónde llegaría dicho encuentro y aunque fueron los minutos más dolorosos de mi vida, esperé.

Luego de un par de horas, logré seguirlos sin levantar sospecha y con gran desilusión vi cómo entraban a un motel, todo estaba preparado. Mi compañero decía que esperara un rato y yo le seguí la corriente.

Pasando una media hora, me dijo que ya venía, que lo esperara y se fue. Al regresar, dijo que tenía todo arreglado para que entrara a la habitación y los sorprendiera.

Me enfurecí y cuando llegué al cuarto, abrí la puerta y ahí estaban ellos, esa situación fue la más humillante y dolorosa de mi vida. Lucía decía que me amaba, pero ahí estaba debajo de otro hombre extasiada de placer.

Hubo gritos e insultos y al final me fui, estaba tan herido que me fui a seguir bebiendo para desahogarme y sacar ese dolor que tenía dentro de mí, a decir verdad no recuerdo ni cómo llegué a casa esa noche.

Los días siguientes fueron demasiado tormentosos, verla a diario en el trabajo y recordar ese impactante episodio una y otra vez eran como dagas en mi corazón. No pude más y simplemente renuncié.

Cuando ella notó que no regresaba al trabajo, fue a buscarme. Cuando abrí la puerta, sus palabras fueron: “Siento mucho lo sucedido, sé que ante tus ojos no hay excusa para lo que hice. Te amo, pero en este momento de mi vida me conviene más él que tú. Espero que puedas entenderme algún día”. Me dio un beso en la mejilla y se marchó.

Me sentí ahogado en desilusión e impotencia, me confundían sus palabras y realmente no sabía qué hacer… Así que dejé que el tiempo hiciera lo suyo.


¡Apóyanos! Realiza tu donación para ayudarnos a seguir escribiendo lindas historias de amor.


ESCUCHA AQUÍ ESTOS INTERESANTES RELATOS:


Si deseas que publiquemos tu historia no dudes en enviarla dando CLIC AQUÍ.


También te podrían gustar las historias de estas categorías:


TE RECOMENDAMOS ESTAS HISTORIAS:

Deja un comentario

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para «permitir cookies» y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en «Aceptar» estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar