ENCUENTRO PROHIBIDO EN VACACIONES CON MI PRIMA

190Vistas
¿Te Ha Gustado La Historia?
[Total Votos: 1 Puntuación: 5]

Escucha este interesante relato aquí:

ENCUENTRO PROHIBIDO EN VACACIONES CON MI PRIMA

Suscríbete a nuestro canal de YouTube para que escuches más historias:


Era la época navideña y varios integrantes de la familia se reunían en una finca para festejar. Allí vi a mi prima Carolina, hace muchos años no la veía y para ser franco lo primero que noté es que era la prima más sexy de la familia.

Para reafirmar mi pensamiento hacia mi prima, solo bastó con verla en traje de baño saliendo de la piscina, creo que nunca había tenido pensamientos indebidos con algún familiar, pero ese día llegaron muchas imágenes a mi cabeza de lo que podría pasar con Carolina.

Carolina mostraba ser bastante extrovertida y de pensamientos muy liberales. Recuerdo que ella fue la primera que propuso salir al pueblo a buscar un lugar para ir de rumba. Esa noche fue sensacional, vi una faceta de mi prima que nunca pensé que vería, me parecía imposible.

Ahí estaba ella en medio de tres primos, dos primas y yo. Carolina bailaba con sensualidad en medio de todos y llamando la atención, de un momento a otro mientras bailaba posó sus ojos en mí e hizo un gesto de coquetería y seducción. Esa noche se tornó bastante descontrolada, pero lo último que recuerdo fue que bebimos como locos.

Al día siguiente mis primos empezaron a decirme que era un afortunado, que ¿cómo había conseguido hacer lo que hice la noche anterior?

Quedé confundido y no sabía a qué se referían, hasta que uno de mis primos me sonrió y me dijo: ¿no recuerdas verdad?, anoche te besaste con Carolina.

Yo quedé congelado con lo que me contaban y no sabía que era peor, si haber besado a mi prima, no recordar que lo había hecho, si se podría volver a repetir o peor aún, alguien más aparte de mis primos ya se había enterado.

No sabía cómo acercarme a Carolina para preguntarle sobre la noche anterior y todo el día me porté como tonto.

Ya era tarde en la noche y no podía dormir pensando en cómo abordar a mi prima y de repente mi prima entró a mi cuarto y puso seguro a la puerta, quedé sorprendido y le pregunté que por qué lo hacía y me contestó preguntando ¿por qué había estado raro todo el día?

Le dije que pensaba que estaba molesta conmigo por el beso de la noche anterior, ella apenas sonreía de manera pícara y me decía que solo había sido un beso, que no era nada.

¿No me crees?, dijo, se acercó y me besó profundamente, luego dijo: ves, un beso normal, no significa nada, o acaso ¿te provoca algo?

Me llené de valentía y le dije que la verdad es que no lo veía normal, ya que ella era una mujer muy sensual y que realmente despertaba deseos en mí con solo verla.


¡Descubre el poder transformador del amor con nuestra selección de libros en OFERTA!

¡Aprovecha esta oportunidad única!


Carolina seguía con esa sonrisa pícara, se empezó a quitar la ropa quedando sin nada y de repente me dijo que se iba a duchar en mi baño y salió de carrera.

Mientras ella se duchaba pensaba si lo que ella quería era que entrara al baño con ella, así que toqué a la puerta y ella solo respondía que le diera cinco minutos que ya casi salía.

Cuando salió me dio las gracias y se fue… oh Dios, había visto desnuda a Carolina y fue increíble, pero ¿qué había sido todo eso? ¿Una insinuación o solo jugaba conmigo?

Al otro día fui a buscarla para aclarar las cosas y simplemente me miró y me dijo: ¿Acaso me estás insinuando que quieres tener intimidad conmigo? Quedé en silencio y me dijo: ¿no te interesa que yo sea tu prima?… Yo no sabía qué responder, así que le pedí disculpas y me fui.

Esa noche hicimos una fogata y toda la familia se reunió alrededor a contar anécdotas y a beber algunas cervezas, yo no podía ni mirar a Daniela y mis otros primos solo me tomaban de burlesco preguntando delante de todos que si alguna vez había tenido que ver con alguien que fuera prohibido o alguien con quien fuera imposible estar. 

Daniela me miraba sonriendo, mis tíos cambiaron de tema y yo me retiré a mi cuarto muy apenado y disgustado.

Al pasar el rato, alguien deslizó una hoja por debajo de la puerta y la tomé, decía que me esperaba a media noche en el árbol de atrás de la finca, de inmediato supe que era Carolina y no tuve más que esperar pacientemente la media noche.

Cuando llegué al árbol todo se desvaneció, todo había sido obra de mis primos, quienes querían seguir burlándose de mí y decían que Carolina solo me había querido provocar, pero que nunca pasaría nada más allá de ese beso, beso que era consecuencia de los tragos, según ellos.

Me fui enojado para el cuarto y me llevé una sorpresa más, pero a diferencia de la broma, esta era la que cambiaría mis vacaciones y pasarían a ser las mejores vacaciones de mi vida.

Carolina estaba allí en mi cama, sin nada más que una cobija que la cubría, cuando entré a la habitación me preguntó: ¿esto es lo que quieres?, se levantó de la cama, se acercó y dejó caer lentamente la sábana mientras me besaba.

Esa noche fue la mejor noche de mi vida, a pesar de que solo pude estar con ella esa noche.

Cuando acabaron las vacaciones y todos debíamos regresar a nuestras respectivas casas, ella y yo nos despedimos a solas, me dijo que nunca olvidaría esa noche y que guardaríamos ese secreto solo para nosotros.

Nunca más la volví a ver, hablábamos de vez en cuando por teléfono y la distancia complicó un segundo encuentro entre los dos, después cada quien formó su hogar y esta historia solo queda en nuestros recuerdos.


¡Apóyanos! Realiza tu donación para ayudarnos a seguir escribiendo lindas historias de amor.


ESCUCHA AQUÍ 5 RELATOS DE INFIDELIDADES QUE TERMINARÓN MAL:


Si deseas que publiquemos tu historia no dudes en enviarla dando CLIC AQUÍ.


También te podrían gustar las historias de estas categorías:


TE RECOMENDAMOS ESTAS HISTORIAS:

Deja un comentario

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para «permitir cookies» y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en «Aceptar» estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar