MI PRIMO Y SU AMIGO ME HICIERON SUYA

198Vistas
¿Te Ha Gustado La Historia?
[Total Votos: 1 Puntuación: 5]

Escucha este interesante relato aquí:


Suscríbete a nuestro canal de YouTube para que escuches más historias:


Sinopsis

Yésica, una joven curiosa y alegre, comparte una relación especial con su primo Julián. Su cercanía se ve desafiada cuando comienzan a jugar con la idea de la atracción mutua. En una noche en el bar de Julián, la tensión con un amigo, Joan, desencadena un encuentro apasionado en el baño. Yésica se encuentra en medio de un trío inesperado, explorando límites y deseos ocultos. A pesar de la intensidad del momento, queda dividida entre el deseo de repetir la experiencia y las normas sociales que la rodean. La historia cuestiona los tabúes y los límites del deseo humano.


Mi nombre es Yésica y tengo veinticinco años, siempre he sido una mujer alegre y divertida. Desde muy temprana edad sentí curiosidad por la sexualidad y por explorar mi cuerpo. Julián siempre fue el primo con el que más llegué a compartir, siempre fuimos confidentes y nos contamos cosas muy íntimas.

Mi primo tenía un lindo bar, el cual me gustaba frecuentar cada fin de semana… Me encantaba el ambiente, era un lugar con luz tenue y música suave que permitía poder charlar con alguien sin necesidad de gritar o alzar mucho la voz.

A decir verdad, varias veces llegué a conocer chicos interesantes en este bar y en algunas ocasiones terminamos bebiendo con mi primo hasta el cierre y si el chico me gustaba lo suficiente me escapaba con él a un lugar más íntimo.

De cierta manera me gustaba vivir la vida y disfrutarla al máximo, me considero una mujer muy candente y pasional, pero nunca había llegado a cruzar la línea de experimentar con un primo.

Recuerdo que con mi primo tuvimos momentos que rozaban los límites de la excitación, a veces él pasaba a mi lado y en tono de juego me daba una nalgada, yo reía y hacía lo mismo con él, pero en el fondo de mi ser sentía un calor que recorría mi cuerpo cuando él lo hacía y me estremecía.

En una ocasión llegamos a dormir juntos y no sé si lo hizo a propósito o si ni siquiera lo sabe, pero entrada la noche él me abrazó y quedamos muy juntitos, tanto que sentí como rozaba su paquete en mis nalgas y cada vez crecía más. Yo solo me estremecía en mi interior e imaginaba que algo más pasaría, pero nunca pasó.

Como dije antes, no sé si mi primo lo hacía a propósito o involuntariamente, pero yo tenía claro que sentía un enorme deseo hacía él y pensaba que así estuviera mal o no, en algún momento esa fantasía se debía concretar.

Siempre escuché que este tipo de deseos entre primos es común y suele pasar, esto me hacía pensar que realmente no era tan malo como algunas otras personas opinaban.

Una noche sentí muchas ganas de salir a relajarme y tomar un par de cervezas, así que fui al bar de mi primo, cuando llegué el bar estaba un poco solo, así que me senté en la barra para charlar con mi primo mientras bebía una cerveza.

La noche transcurría y entre cerveza y risas llegó un amigo de mi primo quien se sentó a mi lado y ya éramos los tres los dueños de los chistes y conversaciones.

Poco a poco fuimos entrando en temas más picantes y provocadores, el amigo de mi primo era muy sexy, me llamaba mucho la atención y dentro de mí ya tenía decidido terminar esa noche con él.

En un momento dado Joan, el amigo de mi primo, puso su mano en mi pierna y me sonreía de manera muy coqueta, yo llevaba un vestido corto y sentía su tibia mano rozar mi muslo de un lado a otro, ya no podía aguantar más, quería sentir sus labios y su cuerpo sobre el mío.


¡Descubre el poder transformador del amor con nuestra selección de libros en OFERTA!

¡Aprovecha esta oportunidad única!


De repente Joan me señaló con la mirada el camino hacia los baños y yo de inmediato lo entendí, mi primo solo se reía de la situación y decía palabras insinuantes que cada vez me prendían más.

Cuando me dirigía al baño sentía la humedad en esa parte tan sensible, estaba que estallaba de sensación… apenas entre al baño de mujeres, sentí como me tomaron por la cintura desde atrás y me recostaba contra la pared, esas manos empezaron a recorrer todo mi cuerpo y los dedos a entrar en lugares donde me hacía retorcer de placer.

Cuando giré para tener a Joan de frente, descubrí que no era Joan quien me acariciaba tan enérgicamente, era Julián quien lo hacía… Lo primero que dijo fue: “quise hacer esto desde hace mucho y sé que también lo querías” Lo miré y subí lentamente mi vestido y respondí: “pues aquí me tienes” 

Cuando todo empezó a intensificarse entró Joan y dijo: “¿hay espacio para mí?”, a lo cual afirmé con la cabeza, de ahí en adelante el placer se multiplicó, sentía un placer indescriptible que nunca antes había experimentado.

No podía creer lo que había pasado y esa noche se convirtió en esa noche que jamás olvidaré, para ser honesta de vez en cuando me veo con mi primo y nos dejamos llevar por el placer. Aunque no he vuelto a experimentar tríos, debo reconocer que muero de ganas por volverlo a hacer, y ustedes ¿harían un trío? O ¿ya lo han hecho? Cuéntanos tu experiencia.


¡Apóyanos! Realiza tu donación para ayudarnos a seguir escribiendo lindas historias de amor.


ESCUCHA AQUÍ UN INTERESANTE RELATO PASIONAL:


Si deseas que publiquemos tu historia no dudes en enviarla dando CLIC AQUÍ.


También te podrían gustar las historias de estas categorías:


TE RECOMENDAMOS ESTAS HISTORIAS:

Deja un comentario

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para «permitir cookies» y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en «Aceptar» estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar